¿Es posible tener un viaje de negocios y placer?

blog-viajeneg-prepararcomida_01
  GBT   May 12, 2016   News

Disfrutar un viaje de negocios sí es posible.

El mundo actual y la globalización de las empresas requieren que hoy día, los viajes de negocio sean constantes.

Para muchos de los viajeros parece ya algo común, sin embargo existen viajes que pueden resultar estresantes o que se vuelven tan rutinarios que comienzan a cansarnos demasiado; por lo que, aunque muchos digan que el placer y los negocios no van, para personas que se la viven entre vuelos y salas de espera, no está de más darles unos cuantos consejos para alternar el negocio con el descanso o la distracción.

Comencemos por investigar un poco sobre el lugar a visitar y posteriormente evaluar qué posibilidades están al alcance para distraerse un poco.

Una buena alternativa para viajes de negocios es conseguir un hospedaje de menor categoría (si la ocasión lo permite) para así, extender los viáticos y que sean suficientes para conocer restaurantes típicos o alcanzar otras coberturas más “placenteras”.

Además, los hoteles lujosos, a pesar del confort, son los más impersonales a la hora de sumergirse en la cultura local de un nuevo destino. Comprueba la localización del alojamiento para ahorrar tiempo a la hora de disfrutar de esos planes de ocio.

Es muy importante que tus decisiones en la organización del viaje permitan cuidar el presupuesto que la empresa destina a los viajes de negocios, así como evitar recurrir a malas prácticas.

Para aquellos que viajan siempre existen momentos sin trabajo que hacer, entonces se puede dividir el trayecto entre trabajo y placer. Dedicar tiempo a cerrar programas, acuerdos, discursos o documentación importante y después, reservar un tiempo para ver una película online, curiosear una guía de viaje sobre el destino o lo que sea que inspire el momento: un café, una caminata tranquila, un paseo tomando fotografías, etc.

Algunas compañías suelen cubrir también el viaje de la pareja o hijos aunque la mayor parte del dinero deberá ser desembolsado por el trabajador y su familia. Ésta es una buena manera de disfrutar en compañía, permitiendo que esa persona la pase bien y no esté sola durante el viaje. Si en tu empresa se da esta oportunidad, deja que tus viajeros la aprovechen, tener a las personas trabajando en armonía beneficia en grande a tu empresa.

Conocer una ciudad nueva es mejor caminando, y si los negocios se han terminado, ésta es una buena opción. Se pueden probar comidas típicas, conocer lugares diferentes, visitar museos, observar la arquitectura, los parques, todo lo que en ese momento esté disponible; es un gran distractor y sirve también como terapia de relajación.

Si bien no siempre se pueden cubrir los gastos de los colaboradores al 100, hay un par de tips que se pueden seguir para consentirse; por ejemplo, hacer un esquema con las principales atracciones turísticas sin intentar abarcarlo todo, incluso se puede preguntar al chofer del taxi, que seguramente ya ha llevado a muchos otros hombres de negocios, lo importante es conocer algo de la cultura del destino, sin convertirlo en motivo de rutina y estrés. Existen paseos turísticos gratuitos, aprovéchalos.

Esperamos que estos consejos te sean útiles en la planeación de un viaje de negocios.

Comentarios cerrados

Iniciar sesión


  Crear cuenta

×